Siervo de Dios Angel Muñoz de Morales Sánchez-Cano

En aquellos días descendió sobre España un furor contagioso que contaminó gravemente a la Sociedad, y muchos fueron víctimas inocentes de este fanatismo anticatólico que mató a sangre fría a obispos, sacerdotes, consagradas, consagrados y laicos”

“No eran delincuentes, no habían hecho nada malo; al contrario su único deseo era hacer el bien y anunciar el Evangelio de Jesús”

“Por eso debemos recordar sus nombres, porque la Iglesia los ama y los honra por ser testigos preciosos de la bondad de la existencia humana ante la crueldad de sus perseguidores. Sin armas, con la fuerza irresistible de la fe en Dios, ellos vencieron el mal: esta es su preciosa herencia de fe.”

“Es bueno no olvidar esta tragedia y tampoco olvidar la reacción de los mártires a los gestos malvados de sus asesinos. Ellos les respondieron rezando y perdonándolos y aceptando con fortaleza la muerte por amor a Jesús. Nos han enseñado que nuestro testimonio pasa no solo por una vida virtuosa sino también a veces por el martirio”

“Los españoles católicos de hoy debemos imitar la fortaleza de los mártires, la solidez de su fé, la inmensidad de su amor y la grandeza de su esperanza.”

( Cardenal Agelo Amato, Prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos. Homilia en la Catedral de Madrid el 17 de diciembre de 2011 )

Todo lo anterior es aplicable al sacerdote mártir Siervo de Dios Ángel Muñoz de Morales Sánchez Cano que confesó su fé y fue fusilado en Almadén el 21 de septiembre de 1936 habiendo perdonado a quienes le arrebataron la vida.

En su memoria y en la esperanza de su glorificación se ha confeccionado esta web.

Visitante…..

Esta es una página creada para extender el conocimiento y la devoción privada del Siervo de Dios Ángel Muñoz de Morales Sánchez-Cano.

Ángel fue un sencillo sacerdote, que a los 25 años de edad y cuando solo había ejercido durante algo más de dos años su ministerio, fue víctima de la persecución a la Iglesia Católica y sus ministros que sufrió España en el siglo XX.

Ángel, sin juicio, sin otro cargo que el de ser sacerdote católico, murió fusilado en Almadén el 21 de septiembre de 1936.

No dejó libros escritos,  ni actos que recordar, ni hazañas de cualquier tipo, solo sencillas homilías y el recuerdo del cumplimiento de su misión.

Fue un mártir, sin otro mérito que dejar constancia de su fortaleza en la fé y de perdonar a quienes le fusilaron, porque “no sabían lo que se hacían”.

Su Causa de Beatificación, está abierta.

Visitante….

Aquí tienes la oportunidad de conocer al Mártir Ángel de Almadén, de participar de diferentes maneras en el logro de su Beatificación y de beneficiarte de su devoción privada.

- – - – - – - – - -

Share